El templo del alma escondida (iv): ofrenda de incienso.

Los fieles budistas siguen las liturgias de ofrenda de incienso en la entrada al Templo del Alma Escondida, en Hangzhou. El incienso, entre los budistas, se entiende como vehículo para llevar nuestras buenas intenciones a los cielos, relaciona lo humano con lo sagrado, lo finito con lo infinito, lo efímero con lo duradero. Pretende simbolizar que, de la misma manera que la fragancia del incienso se expande a lo lejos, los buenos pensamientos, acciones y palabras de los ofertantes se difunden por el aire en beneficio de todos los seres. China, agosto de 2.016.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en fotografía, sociedad, viajes y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s