El templo del alma escondida (i).

No es un templo budista más; lo realmente llamativo en el Templo de Lingyin, «del alma escondida» o «del retiro del alma» no es el propio templo, sino su secuencia de aproximación, ascendiendo junto a un pequeño río, en un ambiente húmedo, selvático y aparentemente natural, entre colinas boscosas, cuya ribera está jalonada de esculturas de Buda alojadas en pequeñas cuevas excavadas en la roca. Hangzhou, China, agosto de 2.016.

Esta entrada fue publicada en artes plásticas, fotografía, paisajes, viajes y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s