Apostolarium.

RHIN strasbourg catedral ixLa galería de los apóstoles situada sobre el rosetón de la portada principal de la catedral de Notre Dame de Strasbourg me recuerda la versión iconoclasta y rompedora del apostolario de Jorge Oteiza en Arantzazu, Oñati, Gipuzkoa. Eso sí, seis siglos de escultura más allá… La foto es de agosto de 2014.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en arquitectura, artes plásticas, fotografía, viajes y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Apostolarium.

  1. Almudena dijo:

    Sí, ya lo veo. Pero, Fernando, en Arantzazu, ¿Andra Mari no está sobre todas las figuras, incluso la de un Jesús tendido? ¿Aquí, no es la figura que está flanqueada por todos los apóstoles?

    • fernando_mh dijo:

      Claro que hay diferencias, formales y conceptuales, Almudena. Pero lo que me recordaba y se me parecía, mutatis mutandi, en ambos casos era esa disposición en fila repetitiva de una “colección” de apóstoles (con la virgen “infiltrada” en Estrasburgo, y presidiendo en Oñati, cierto) en la posición central de la portada. Una especie de recua de figurillas similares, alineadas perfectamente, como un pequeño ejército de terracota chino, plantadas en el frontispicio y sobre la puerta principal al templo, vigilando la entrada como un batallón de discípulos. Efectivamente, tienes razón: son muy distintas ambas, no en vano siglos de arquitectura y escultura las separan, pero me gusta relacionar estas imágenes tan distintas pero con tantas cosas en común…

  2. Almudena dijo:

    Si, estoy de acuerdo, Fernando. La estructura, el esquema gráfico es tan equilatero.

    Pero para mí, la distancia “conceptual” es muy grande.

    El momento que recogen ambas portadas. Quizá antes y después de la resurrección.

    El momento más humano, de mayor impotencia. Una madre que mira al cielo. Sola. Con su hijo muerto a sus pies, reclamando?, rogando?, llorando y rendida en silencio, comunicando al cielo su mayor, más entrañable, sacrificio, en medio del vació, entre espinas. Tanto dolor!

    Ves tú esto que yo veo. Tal vez, porque soy mujer, porque soy madre, de un hijo, de un solo hijo.

    A partir de ahora sentiré una entrañable admiración por Oteiza.

    Nunca había leído, vivido así esta portada. Ha sido por tu fotografía, por tu comentario. Gracias de nuevo, Fernando. También por seguir ahí.

  3. Almudena dijo:

    Triangular, desde luego. Equilátero, no. Más bien, isósceles, ¿no?

    ¿Soy de letras? De casi toda la vida.

    “¿Ves tú esto que yo veo?”. Esta era la frase, Fernando.

    • fernando_mh dijo:

      Bueno, el triángulo bien podría ser equilátero (los tres lados iguales) además de isósceles (dos lados iguales), porque todo equilátero es, evidentemente, antes, isósceles…. pero no nos liemos, que esto no es relevante.

      Lo importante es si la imagen te genera sensaciones, percepciones y sentimientos agradables, o al menos, interesantes, enriquecedoras, “nutritivas” (para la mente y las emociones, de las que hacen pensar). Si además la imagen nos sirve para relacionar cosas distintas, planteamientos estéticos o constructivos muy diferentes (en el tiempo, en la cultura y la concepción humana), y reflexionar y aprender sobre las miserias y grandezas humanas, sobre la escultura, la arquitectura, la pintura o sobre la vida misma…. pues me alegro, Almudena, de que estas imágenes sirvan para “ver” otras cosas.

      Y sí, yo también siento una admiración entrañable, algo extraño, como si fuera de mi familia de toda la vida y a la vez un genio inalcanzable, por Jorge Oteiza. Paradojas de los genios cercanos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s