El ojo que todo lo ve. El oído que todo lo oye.

oir ver y callar

La torre vigía en el bastión de los jardines de Gardjola, en Senglea, con Valletta al fondo. En sus muros, el ojo que todo lo ve y el oído que todo lo escucha. Y el Halcón aflamencado y legendario. Diciembre de 2012.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en arquitectura, fotografía, viajes y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s