Chichicastenango blues.

 

Esa luz tan teatral no es falsa ni photoshopeada, es la que había en un puesto del mercado de Chichicastenango, con su dueña alimentando a su vástago entre tomates, ajos y patatas. Era julio de 2005.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en fotografía, vivienda y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s