Deuda.

La memoria humana es débil, sobre todo si se trata de recordar deudas. Y si las deudas son con la naturaleza, con el ecosistema, no es débil: es exánime, enclenque, moribunda. Un primer paso para reconciliarnos con nosotros mismos es reconocer nuestra propia deuda.

deuda

(Foto tomada en el Orquidiario de Soroa, en la República de Cuba, Provincia de Pinar del Río, en Julio de 2008).

Anuncio publicitario
Esta entrada fue publicada en fotografía, medio ambiente, viajes y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Deuda.

  1. mitxel dijo:

    la foto, por favor.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s