Refundar el sistema. Preguntas y propuestas.

baracoa chesurgenteAnimado por algunos artículos leídos en Bengoetxe, en Hontza y en Leolo, que previamente han aportado sus interesantes visiones personales, con propuestas y medidas concretas (no sólo con  analítica, crítica y diagnóstico, sino también con propuestas en positivo, constructivas), voy a intentar aportar aquí también nuestro granito de arena a generar más debate, más preguntas y alguna respuesta con el ánimo de que esa supuesta refundación del sistema económico, tras sus siete pecados y el fracaso del capitalismo, esté orientada a los intereses, fines y objetivos colectivos, democráticos, de la mayoría de l@s ciudadan@s. y no sean paños calientes que simplemente cambien todo para no cambiar nada, solucionen el problema de los bancos, de las empresas multinacionales y del capital transnacional, y nos dejen a l@s ciudadan@s de a pie igual de empantanad@s -o incluso peor que al principio, tras soportar la socialización de las pérdidas del capital generadas por su mala gestión-.

Tras el diagnósitico general del cáncer que aqueja a nuestro sistema económico, anteriormente hemos recogido por aquí alguna colección de pecados cometidos y propuestas alternativas, aunque tanto unos como otras son aportaciones cerradas, «redondas», muy valiosas y elaboradas pero ajenas, he pensado que desde un punto de vista más parcial, menos global, más personal y específico, enfocando el problema con una visión más cercana, podríamos añadir alguna cosa más. Y se me ha ocurrido agrupar dos colecciones de aportaciones, una primera interrogativa, para generar vuestras respuestas y debate alrededor de esas cuestiones, y otra segunda más propositiva, aunque -como decía- tan parcial y subjetiva como es de esperar de una propuesta personal.

PREGUNTAS:

baracoa-el-yunque.jpg¿Realmente nos hacen falta los bancos? ¿No hay otras alternativas?

¿Y el dinero? ¿Es imprescindible disponer de una moneda de cambio para «gobernar» el tráfico económico, para intermediar en nuestras relaciones, en nuestros intercambios sociales y económicas? Y, suponiendo que sea imprescindible el dinero, ¿quién debería ser el responsable de su emisión y control? ¿El poder político democráticamente elegido, los bancos, una entidad mundial, el Tío Gilito,…?

¿En qué nos ayudan, para qué nos sirven las Bolsas de Valores? ¿No hay otras maneras de aportar capital ajeno a las empresas? Por cierto, ¿necesitan capital ajeno las empresas, necesariamente? Y, en caso de necesitarlo, ¿el sistema bursátil (de subasta de acciones) es imprescindible?

¿Es cierto que el mercado es «libre»? ¿No será, más bien, un sistema de esclavitud económica para muchas personas y colectivos? ¿Quién ha decidido por nosotr@s que la mejor fórmula para fijar el precio de las cosas es que sean más caras cuanto más escasas y necesarias sean? ¿No es evidente que este sistema únicamente propicia la especulación, y no la provisión justa (es decir, según sus necesidades) de bienes y servicios para todas las personas? ¿No sería más justo y razonable que las cosas tuvieran un precio relacionado directamente con su valor real, o con el coste agregado de su producción? ¿Qué dios ha promulgado ese dogma universal de que el mercado es sabio, incluso más importante que las necesidades de la gente, y que en el punto de igualación de la oferta y la demanda está la justicia del precio de las cosas?

¿Las empresas, los medios de producción, deben ser necesaria y mayoritariamente privadas y particulares, ajenas a los propios productores? ¿La única alternativa a este sistema «capitalista» de medios de producción privados y ajenos es el «comunismo» mal entendido, o el «estatalismo», donde la acumulación de medios y plusvalías del capital privado es sustituído por el capital estatal, igual de ajeno a l@s trabajadores?

¿No somos capaces de autoorganizar nuestros sistemas de producción económica para autogestionarlos? (que sus propietarios coincidan con los productores reales, con sus trabajador@s) ¿No somos capaces de sacar alguna consecuencia de nuestra rica experiencia coopertativa en EuskalHerria?¿No hay otras maneras de autoorganizarnos para dar  lo que necesita  la sociedad sin generar necesariamente injusticia y desigualdad estructural (provocada por el sistema, incluso cuando funcione bien)?

baracoa el yunqueYa que en épocas de vacas flacas el capital, los propietarios de bancos, empresas y corporaciones multinacionales, vienen a pedirnos la ayuda de lo público, la garantía o la aportación de capital de nuestros impuestos, ¿es razonable que en épocas boyantes, cuando los beneficios son extraordinarios, se los apropien sólo para ellos y lo único que pidan es la reducción de impuestos, la desaparición de los estados reguladores, el liberalismo absoluto, el laissez faire y la desregulación total? ¿Podemos seguir aceptando que el sistema privatiza las ganancias pero socializa las pérdidas? ¿Y que papá estado está sólo para acudir en ayuda del capital, y cuando las cosas van bien debe desaparecer del escenario, reducir impuestos, desregular, para no «estorbar» a la «mano invisible de Adam Smith»?

¿Los beneficios de las empresas y los salarios de las personas pueden ser ilimitados, los que la empresa quiera? ¿Qué pasa cuando estas empresas piden «ayuda» tras una mala gestión de sus responsables? ¿Es justo que paguemos todos la mala gestión de estas empresas, y a la vez, sus gestores reciban sueldos, bonus, stckoptions, dietas y participaciones que suman cifras obscenas, millones de euros para recompensar la mala gestión que pagamos después entre tod@s?

¿Por qué las personas (o algunas de ellas, al menos) tienen prohibida la circulación a través de las fronteras (véanse muros y estrechos y fronteras  y cayucos y pateras) entre mundos desarrollados y empobrecidos, y sin embargo los capitales circulan sin control, sin limitación, de un lado al otro del planeta? ¿Por qué cualquier empresa puede, si la mano de obra le resulta demasiado cara en un país, irse a otro a producir más barato, y sin embargo las personas no pueden moverse con tal libertad? Si los países limitan la circulación de personas, ¿no tendría más sentido limitar el tránsito improductivo de capitales?

¿Por qué parece que para salvar bancos, y empresas y corporaciones multinacionales hay dinero público de sobra, y sin embargo, cuando pedimos que se aporte una pequeña parte de ese capital público para fines realmente necesarios, humanamente necesarios, como evitar que millones de personas mueran de hambre o por enfermedades perfectamente evitables con un pequeño puñado de dólares, siempre nos dicen que no hay recursos para ellos? ¿Por qué para los primeros siempre hay y para los segundos nunca hay?

PROPUESTAS:

baracoa mecedoringContrapartidas. Las ayudas, garantías, avales o aportación de capital público a las empresas o bancos en dificultades han de tener contrapartidas. El modo óptimo de aportar capital o garantías para evitar la quiebra de estas empresas debería ser la participación en su capital, con todos los derechos inherentes de cualquier inversor principal en la toma de decisiones, en sus consejos de administración. No podemos aportar garantías, avales o inyectar capital  público a empresas privadas sin tener asegurado el control público de estas aportaciones, sin asegurarnos de que no vuelve a ser mal utilizado.

Limitar los beneficios. Ya nada será lo mismo. Cuando nos cuenten que esto es un «mercado libre», que no debemos preocuparnos por la obscena e ingente cantidad de dinero que ganan las empresas en épocas de bonanza, ya no colará. Les diremos que en esas épocas, igual que cuando hay crisis vienen a pedir ayuda, en esos tiempos de bonanza son ellos los que deben aportar más a los recursos públicos, y que por tanto, sus beneficios no pueden ser ilimitados, ni los salarios de sus ejecutivos obscenamente estratosféricos, ni el lujo y el despilfarro en sus empresas puede justificarse por sus «buenos números». Si en momentos malos vas a venir a pedirme ayuda, en los momentos buenos también requiero que seas comedido, te voy a regular, a limitar progresivamente tus beneficios, aplicando impuestos más progresivos aún de los relativamente «blandos» de Europa Occidental. Seguro que no es difícil diseñar un sistema  fiscal que consiga, por ejemplo, que ninguna persona gane más de determinada cantidad (más de XX veces la renta per cápita media), aplicando los impuestos adecuados para que, progresivamente, la fiscalidad directa corrija estas desigualdades brutales, y que aporte fondos a que tampoco nadie viva por debajo del umbral de la pobreza (que nadie disponga de XX% de la renta per cápita media). El verdadero indicador de confort y riqueza de un país no es su renta per cápita, sino su mayor o menor distribución, la menor o mayor dispersión entre las rentas más altas y las más bajas. Por otro lado, la mayor capitalización colectiva vía impositiva-progresiva, ayudará a afrontar las crisis que, mientras sigamos en este sistema, serán seguras, recurrentes y cíclicas, como hasta ahora.

baracoa el quicioLimitar el endeudamiento. Bengoetxe proponía limitar los tiempos de las hipotecas a 20 años, y yo iba más allá: al hilo de su propuesta, yo añadía que los nuevos créditos deberían estar limitados no sólo en el tiempo, sino también en su cuantía, en el total de crédito que puede asumir una persona o familia, de tal manera que la cuota de interés más amortización no suponga más allá del 30 ó del 35%, a todo tirar, de los ingresos de la unidad convivencial. Esta es, junto con la limitación del tiempo de amortización, la única garantía real, física, cuantitativa, matemática, de que no nos volverá a pasar lo mismo dentro de diez años, de que la burbuja inmobiliaria no se volverá a hinchar artificialmente para volver a explotar: si no hay capacidad de endeudamiento excesiva, por encima de todo lo razonable, las viviendas o el consumo, en general, no podrá crecer en precio exorbitadamente, sin relación con su valor o coste de producción real, sino según criterios especulativos no relacionados más que con la capacidad de endeudamiento, no con la reallidad de los productos o servicios. Una normativa parecida a la propuesta -la limitación del endeudamiento vía legislación hipotecaria- ha estado vigente desde hace decenios en la República Francesa, y también lo hemos propuesto en varias ocasiones Izquierda Unida y Ezker Batua-Berdeak, siendo rechazada siempre hasta ahora por los de siempre (el PP$OE), los que han gobernado este país ahora en crisis.

Simplificar. Eliminar intermediarios. Si para custodiar correctamente y garantizar nuestros depósitos, y para conceder crédito, los bancos y cajas necesitan la aportación de garantías y de liquidez procedentes de los Tesoros Públicos, de los fondos de todos, ¿por qué no podemos prescindir de esos intermediarios financieros, y que sea directamente quien garantiza, avala y aporta liquidez, la administración, el Tesoro Público, una Banca Pública potente y controlada democráticamente, con objetivos sociales y de interés general, quien nos custodie y garantice nuestros depósitos y proporcione nuestras necesidades de financiación?

Evitar la especulación, y propiciar la economía real, la que genera riqueza por la transformación y aportación de valor, no aquélla especulativa que únicamente se apropia de parte del precio, sucesivamente incrementado por el único efecto de su cambio de manos, sin aportar valor añadido. La tasa Tobin, o cualquier otro sistema fiscal que limite y grabe las transacciones de capital entre mercados internacionales, podría servir como limitación para la circulación especulativa de capitales sin otro fin que el enriquecimiento de intermediarios.

(Las fotos las tomé en Julio de 2.008 en la ciudad de Baracoa, al oriente de la República de Cuba)

Esta entrada fue publicada en sociedad y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Refundar el sistema. Preguntas y propuestas.

  1. Iñaki dijo:

    Buen trabajo, Fernando. Tanto la recopilación inicial de referencias, como las preguntas, y como las propuestas, constituyen un conjunto de reflexiones e ideas que merecen ser tenidas muy en cuenta a la hora de pensar el futuro de la economía.
    Es difícil tener respuestas a las preguntas que planteas, porque apelan a los debates eternos de la economía: el dinero, los bancos, el mercado, el proteccionismo, las regulaciones públicas, la redistribución, etc.
    Pero en cualquier caso son preguntas «incómodas», casi obscenas, para todas las personas que nos estamos comiendo la mayor parte de la tarta, mientras al resto de la humanidad les ponemos barreras para que no se escapen del hambre, de la enfermedad y de la explotación.
    Claro que podemos encontrar cierto consuelo en que hay otros que le echan más morro, como los bancos, sus grandes accionistas y sus directivos.
    Estoy de acuerdo con tus propuestas, en general. Creo que pueden servir para generar un debate a partir del cual se generen medidas concretas a incluir en los programas políticos de los partidos que estén dispuestos a asumirlas. Te digo lo mismo que a Bengoetxe y a Leolo: ¿por qué no ordenáis todas estas ideas en un wiki?
    De cara a las próximas elecciones (y a las posteriores) veo dos bloques de propuestas que pueden resultar muy oportunas y atractivas (desde luego, para mi lo son, aunque seguramente no soy muy representativo). Un bloque sería el que planteas en este post: las medidas relativas a hacer frente a la crisis y a evitar que este tipo de crisis se produzcan en el futuro, aprovechando la oportunidad para arrimar el ascua a las sardinas de la ciudadanía, en lugar de salir de la crisis peor que lo que estábamos, es decir, con más recortes, más desregulación, más precariedad laboral, salarios más bajos, etc.
    Y el otro bloque sería profundizar en los mecanismos de participación directa de la ciudadanía en los asuntos públicos. Por ejemplo, vosotros (EB) habéis planteado la Ley de Participación Ciudadana. Seguramente, este bloque tiene menos tirón popular que el anterior, pero ahora que estamos con la Politika 2.0….

  2. fernando_mh dijo:

    Gracias por las sugerencias, Iñaki. Voy a intentar trasladar los contenidos de este artículo y de los anteriores a un WIKI. Os iré informando y pidiendo colaboración y participación.

  3. De verdad, enhorabuena por el post. El tal menospreciado Chavez se dice que ha incluido la Tasa Tobin a nivel regional. Claro, lo operativo sería a nivel global…¿quien se atreve hoy en día? Si hoy se nacionaliza un banco o una industria petrolifera o se plantea mínimamente algo como la Tasa Tobin…sabes que te van a aislar como país. Claro, soy Venezuela o Irán, tengo mucho petroleo, digamos incluso que puedo pemitirme autogestionarlo, refinarlo , producirlo…Pero sabes que USA o España en cuanto nacionalices te van a bloquear…»Cuanto pretoleo tengo pero no puedo comprarme una botella de agua…»Qué dificil! ¿ Y el Patrón Oro panacea de los neo y ultraliberales, ¿no? para que no quede radio de acción para los organismos reguladores (o desreguladores) Reservas Federales, Bancos Centrales… ¿para cuando una Reserva Foral Vasca? Sin más, espero tratar el tema más tranquilamente en Oikoumene

  4. Almudena dijo:

    Enhorabuena, Fernando. Has elaborado lo que te propusiste.
    Sigo teniendo una preocupación. En el/la wiki, se podrán reunir ideas. Parece que vaya a ser todo un reto organizativo y de procedimiento. Yo confío en vuestra capacidad. Pero mi preocupación es la de siempre: ¿cómo será el camino después? ¿con quién se podrá andar ese camino para llegar en la práctica a lograr algún cambio? ¿dónde? ¿quiénes serán los o las interlocutoras?
    Quizá en el/la wiki se podría abrir un apartado para que quien quisiera pudiera aportar sugerencias.
    Gracias, Fernando, por avanzar y compartir ahí donde yo me siento más incapaz y torpe.

  5. Iñaki dijo:

    Enhorabuena, Fernando, ya has dado el primer paso, que siempre cuesta.
    Ahora viene lo más difícil: darle vida a la criatura ;-).
    La clave del éxito en el mundo 2.0 es enganchar con personas que se crean el proyecto y que se comprometan a participar en él (también es así en el mundo 1.0, pero en el 2.0 más, porque sin personas que aporten al proyecto no hay red, y sin red no hay 2.0).
    Y en este caso, además, sería muy bueno conseguir trascender las fronteras de vuestra opción política concreta.
    Contad conmigo en lo que pueda aportar. Sólo soy un aprendiz de ciudadano hacker. Y esta iniciativa puede ser una buena escuela.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s