Urbanismo centralizado.

Paris champs elyséesNo es la primera vez que leemos las insinuaciones sibilinas o los intentos más directos y jacobinos de recuperar para el Gobierno Central las competencias sobre el urbanismo y la gestión del territorio. En un artículo anterior, al hilo de las [desafortunadas] declaraciones del Fiscal Vercher, bauticé este impulso recentralizador como “urbanismo con mando a distancia“. En esta última ocasión -por el momento-, Marcos Vaquer, Director General de Urbanismo y Política de Suelo del Ministerio de Vivienda español, decía hace un par de días en Valencia –según cuenta El País– que:

“Si el Estado tiene competencias sobre el agua no veo por qué no debe tener competencias en materia de urbanismo”

Este ataque de centralismo no es nuevo, como decía, aunque no voy a entrar en las disquisiciones triviales [y tribales] de nacionalistas periféricos [o centralistas], sobre si la cosa pública se gestiona mejor desde más cerca [o más lejos] del ciudadan@. Me parece un debate absurdo, por evidente. Si alguna razón de ser tiene la descentralización del poder del Estado, si algún motivo impulsa y legitima esa descentralización, es precisamente la gestión del territorio, la ordenación territorial y el urbanismo (recordemos su etimología: es la ciencia de las ciudades, no de las naciones ni de los países). Por eso entonces decía que no entendía un “urbanismo con mando a distancia”; por mucho que los golfos y corruptos hayan utilizado la descentralización (y la competencia municipal, sobre todo) para lucrarse ilícitamente, delinquir y pervertir el urbanismo, esta perversión no pone en crisis el modelo, sino la ética de esos mismos gobernantes y los mecanismos de control que han fallado estrepitosamente.

Paris Arco triunfoPero además de las razones que esgrimía entonces para rebatir las supuestas bondades de un sistema jurídico-urbanístico teledirigido desde Madrid para todo el Reino, hay otra cuestión relevante que creo que hay que tener en cuenta para rechazar con rotundidad nuevamente ese globo-sonda recentralizador, la raíz del asunto. Al ser una cuestión más jurídica que técnica me da cierto pudor enunciarla, dada mi ignorancia supina y notoria sobre el tema, pero no puedo dejar de hacerlo. Si me equivoco, mil disculpas, sabré aceptar las correcciones que los verdaderos expertos en derecho constitucional me hagan.

El estado de las autonomías que define la constitución española vigente establece un reparto competencial que, bien puede ser debatido (ojalá así fuera, toda ella, toda la Constitución, toda, debatida, puesta en crisis, analizada, y nuevamente sometida a referendum por tod@s, también por los que por edad no pudimos pronunciarnos allá por 1.978) pero que mientras no se modifique establece claramente “La ordenación del territorio, el urbanismo y la vivienda” (artículo 148.3) como materias que las Comunidades Autónomas podrán asumir, y que de hecho -a través de los Estatutos de Autonomía aprobados por las Cortes- así asumen.

Si lo que queremos es cambiar la Constitución, dígase claramente. Entonces algunos -creo que con total legitimidad- que no compartimos este “sí es-no es“, este “quiero y no puedo“, “ni chicha ni limoná” del llamado “Estado de las Autonomías”, podremos plantear nuevamente nuestro modelo FEDERAL Y REPUBLICANO para España.

(Visto gracias a UrbanismoPatasArriba; las fotos, de París, de los Campos Elíseos y el Arco del Triunfo, símbolos por antonomasia del centralismo francés, procedentes de mi último viaje hasta allá, en Diciembre de 2007)

Otros artículos relacionados en ARKIMIA:

Urbanismo con mando a distancia.

La plusvalía urbanística, para quien la trabaja.

Urbanismo de mala reputación.

El tanto y el ciento: urbanismo social.

Urbanismo sin especulación ni corrupción.

Euskadi is different? (urbanismo social vs. corrupción & especulación)

 

 

 

 

Esta entrada fue publicada en urbanismo y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a Urbanismo centralizado.

  1. … te lo digo directamente: no me parece descabellado que el urbanismo y las competencias sobre el agua se recentralicen en alguna medida,ya que son y afectan a todos.
    La especulación, recalificación, urbanización que se está produciendo desde que los aytos y ccaas tienen competencias en esta manera me han hecho cambiar mi punto de vista original y a día de hoy opino que deberían rescatarse para el gobierno federal.

  2. fernando_mh dijo:

    R.Hortaleza, por la misma regla TODAS las competencias que la Constitución dice que pueden ser asumidas por las Comunidades Autónomas podrían ser recentralizadas, puesto que “afectan a todos”. Concretamente, por ejemplo, la sanidad, la educación en todos sus niveles, las obras públicas, los transportes e infraestructuras interiores de la comunidad, o la protección del medio ambiente, deberían, siguiendo la misma regla, ser “devueltos” a su gestión desde Madrid.
    Como ya decía en este artículo y en otros anteriores, mi opinión personal es que las ineficiencias del sistema no deben -no necesariamente, al menos- poner en cuestión el propio sistema, sino que quizás la ineficiencia se deba a la mala gestión que hacen los agentes competentes. De la misma manera que no reclamamos que, dado que la gestión, por ejemplo, de la política exterior y relaciones internacionales es pésima, penosa, que se delegue en las Comunidades Autónomas, no tendría sentido, tampoco cuando comprobamos que hay alcaldes, concejales o consejeros de ordenación del territorio que hacen mal su trabajo, delinquen o se lucran ilicitamente, automáticamente pensamos que el ministro del ramo, allá en Madrid, va a hacerlo mejor.
    No sé si me he explicado o he liado más aún el asunto. De cualquier forma, R.Hortaleza, bienvenido a este blog: tus visitas y comentarios son bienvenidos, siéntete como en tu casa para intercambiar opiniones y discrepancias.

  3. Eve dijo:

    Bien pillado, seguro que este Sr. es un defensor a ultranza de la Constitución en otros temas, según le convenga.
    Menos centralización y más buscar soluciones que eviten la barbarie urbanística descontrolada, y el pufo local en muchos ayuntamientos. Con una ley adecuada en la mano y mecanismos para defenderla.
    La verdad es que si centralizan los tributos igual también le salen mejor las cuentas, y la policía, y……
    Pero en el Reino de España, de federalismo y republica nos se quiere ni hablar. Se prefiere tener un rey, soberano del reino y en especial del ejercito, y el poder en Madrid, y los nobles y señoritos de toda la vida.
    Muy bien, dales caña.

  4. fernando_mh dijo:

    Sí, es curioso, ¿verdad, Eve? Los constitucionalistas más constitucionalistas del mundo mundial, cuando se trata de barrer para casa (volver al estado central único, como con Franco), se olvidan de su modelo.

  5. xabier dijo:

    La ordenación del territorio y el urbanismo, como bien se comentaba, son materias que deben ser administradas desde las posiciones más cercanas al ciudadano, pero también es cierto que hay temas que afectan a más de un territorio y debe ser una administración superior la que los trate. En Euskadi la Comisión de Ordenación del Territorio lleva los temas que afectan a toda la comunidad, podríamos estar hablando de centralismo de la nación vasca?, personalmente creo que funciona razonablemente bien.
    Por lo tanto no lo veo tanto como un problema de centralismo o no, sino como un problema de querer tener más poder unos frente a otros, sea cual sea el partido. Creo que muchos políticos se olvidan del ciudadano, porque hay asuntos que se puden llevar mejor desde Madrid o Bruselas y otros desde Gazteiz o desde cada municipio. El problema de muchos políticos es el no saber delegar o dejar de pedir competencias con tal de acaparar más poder.

  6. fernando_mh dijo:

    En este caso, Xabier, además de la cuestión de la búsqueda de mayor parcela de poder (“teoría de ranchitos”; un día de estos escribiré un articulito sobre el particular), hay una contradicción terrible: que los adalides del constitucionalismo, los que nos dicen que otras cosas que planteamos (república, federalismo, derecho a decidir, supeditación de la omnipresente y omnipotente propiedad privada al interés general,…) son imposibles porque “…violan nuestro sistema constitucional, ese exquisito equilibrio que se logró durante la transición…”, cuando se trata de involucionar, de volver a esquemas franquistas de poder centralizado, entonces todo vale, y nos podemos pasar la constitución por el forro de nuestros caprichos.
    Y, por otro lado, yo también considero que la COTPV (“la copu”, para los amigos) funciona razonablemente bien en Euskadi, pero llegando al límite de tu comparación podríamos decir también que cualquier concejalía o gerencia de urbanismo municipal es centralismo… municipal. Y esto no creo que sea inteligente.

  7. R. Hortaleza dijo:

    en primer lugar gracias por invitarme a tu casa.
    en segundo lugar, a modo de padre nuestro que siempre hay que rezar cuando se quiere opinar de estos temas en un ambiente de izdas y se es de Madrid, diré que nada tengo que ver con Franco (he elegido no ofenderme con ese comentario) ni con el estado centralista, ni nada de eso. No me interesa polemizar con esos comentarios pero en el futuro solicito más respeto en este punto.
    Dicho lo cual me parece perfectamente razonable que las competencias o parte de ellas en la medida que nos afectan a todos se “re-federalicen” para que los gestionen desde el gobierno federal, sea este en Madrid (aaaaaaaaaarg menté la bicha, perdón) o Miranda de Ebro.
    A priori se me ocurre que la gestión del suelo o de parte del territorio según su uso, el agua, ciertas normas básicas y generales sobre educación y sanidad quizá tengan más sentido su gestión desde una óptica federal que local. O al menos que la admon federal tenga competencias para modificar o parar ciertas actuaciones.Tampoco veo descabellado la colaboración de las regiones, CCAA, estados federados en la política internacional en aquellas competencias que le sean propias.
    Quizá sea un hereje de la izquierda pero el axioma “acercar la gestión al ciudadano es mejor” (añadiría yo: acercar geográficamente la gestión al ciudadano) no garantizan ni mayor transparencia ni mayor eficacia ni mayor democracia por si mismo. Lo que planteo es una construcción federal del estado (que no confederal como gusta tanto en muchas partes de este país/estado o como queráis) donde cada cosa se gestione al nivel en el que sea mejor y más razonable para la ciudadanía de este país en su conjunto. No más ni menos.
    Por poner un ejemplo alejado de Euskadi, creo que el gobierno central tenía que haber podido tomar cartas en el asunto o simplemente prohibir que el gobierno de la Región de Murcia recalificase parte de un espacio protegido para la construcción de urbanizaciones de ocio. Y este principio vale igual en Murcia que en Irún.

  8. fernando_mh dijo:

    R.Hortaleza, siento que el uso del sonsonete trivial “centralismo = franquismo” te haya podido ofender. Desde luego, no era mi intención y si es así, discúlpame. Además, sería otro tema de debate que tiene poco que ver con el que nos ocupa.
    Sólo quería precisar un par de asuntos de entre los que citas. En primer término, yo no defiendo el axioma “acercar la gestión al ciudadano es mejor” como si fuera un dogma indiscutible. Algunas cosas, seguramente, algunas competencias y tareas administrativas no son necesariamente mejor gestionadas cuanto más cercanas. Pero lo que tampoco admito es lo contrario: que una determinada actividad públca funcione mejor simplemente alejándola geográficamente del ciudadano.
    Me explico: tomando tu ejemplo, en Murcia, ante la invasión de un espacio protegido, ya sea por una entidad pública o privada, suponiendo que esa invasión viole alguna normativa, ley o plan de obligado cumplimiento, deberían ser los jueces quienes dictaran las órdenes necesarias para reponer o reparar el orden vulnerado, no un “órgano tutelar” o “administración superior” que, por definición, tendría las mismas posibilidades de prevaricar que la anterior “tutelada” o “inferior”.
    El hecho de llevarse la aprobación de los planes a Madrid, en vez de estar en Murcia, no nos asegura que deje de vulnerarse este orden; al revés, en las épocas en las que los planes se aprobaban y gestionaban desde más lejos que ahora, los incumplimientos y vulneraciones del orden establecido y el alejamiento del urbanismo de los intereses generales era más evidente incluso que ahora (que ya es decir…).
    Lo que quiero decir es que llevarse la competencia más lejos o más cerca no mejora, necesariamente, el funcionamiento ni evita la corrupción o la disfunción.
    Por cierto, y siento insistir (pero viene al caso), históricamente, cuando el Estado, la Administración Central, tenía esa competencia “tutelar” de revisión o aprobación superior del planeamiento, coincidiendo con anteriores regímenes políticos (no sólo la dictadura franquista; también en épocas anteriores), era cuando más impunidad existía para hacer del urbanismo un negocio indecente a favor del lucro de unos pocos y contra el interés general.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s