Manuel Ayllón: urbanismo y ética.

manuel_ayllon.jpgManuel Ayllón es arquitecto y urbanista, profesor universitario y director del Departamento de Urbanismo de la Escuela de Arquitectura de la Universidad Pontificia de Salamanca en su Campus de Madrid. Hace unas semanas el profesor Ayllón nos sorprendió con la entrevista que le hicieron en Radio Intereconomía y de la que os dió cuenta oportunamente leolo en su blog, comentando la jornada que organizó su universidad sobre el urbanismo. La sorpresa fue por partida doble: no entendía cómo una radio ultraliberal, neocón al más rancio estilo Fedeguico el glande, entrevistaba a un profesional y docente tan lúcido y opuesto a las ideas troglodíticas de su línea editorial, quien expuso precisamente, contrariando con rotundidad al entrevistador en sus preguntas-retóricas-afirmaciones, diagnóstico y tratamiento opuesto a las tesis neoliberales. Y sorpresa también por la coincidencia entre ese diagnóstico y su tratamiento prescrito para con el urbanismo respecto a las tesis y praxis que desde el Departamento de Vivienda del Gobierno Vasco estamos impulsando. De hecho, sin conocernos ni tener relación alguna, el profesor Ayllón citaba algunas de estas políticas que estamos poniendo en práctica aquí, como las reservas de suelo para vivienda protegida, poniéndolas como ejemplo de que otro urbanismo, otra vivienda, otra gestión del suelo, son posibles.

Pues bien, don Manuel nos envía un artículo titulado «El urbanismo como problema ético y político» que me ha parecido muy interesante y que transcribo a continuación, prestando este espacio a su divulgación, conocimiento y debate. Nos dice que también lo ha enviado a algún diario de tirada nacional, pero que parece que no va a ser publicado en estos medios impresos. Era de esperar, puesto que sus ideas no son muy compatibles con la línea editorial de estos diarios, voz de su amo de la doctrina oficial del poder de las grandes inmobiliarias, los bancos y los especuladores. Así que aquí lo tenéis: es breve, condensado, directo, y muy interesante. Y, para quien no la haya escuchado, os vuelvo a recomendar la atenta escucha de la entrevista anterior: «todo por sesenta metros en a tomar por saco«. No tiene desperdicio. Comentarios, como siempre, serán bien recibidos y mejor agradecidos.

 

EL URBANISMO COMO PROBLEMA MORAL Y POLÍTICO

Manuel Ayllón.

Arquitecto

Director del Departamento de Urbanismo de la Escuela de Arquitectura de la Universidad Pontificia de Salamanca

 

 

dscn1766.JPGSi el lujo es una necesidad que comienza cuando las demás terminan, como decía Coco Chanel, y la vivienda es una necesidad básica y un derecho de todos los ciudadanos, como dice la Constitución Española, no parece razonable que los productos de lujo y la vivienda formulen sus precios desde el mismo principio: la cosa vale lo que puede pagar aquel que desea el producto, no lo que cuesta.

 

Y eso, además de un problema, es un despropósito y una inmoralidad que encuentra su culpa en la responsabilidad compartida de los operadores y en un sistema legislativo que se dice liberal y que cada día es más permisivo.

 

¿Cómo es posible que hoy, cuando más suelo se ha calificado en toda la historia del urbanismo español, y cuando nuestro país construyó en 2006 más viviendas que Francia, Italia y Alemania juntas, haya escasez de viviendas para los menos agraciados con las rentas? ¿Cómo es posible que el peso de la VPO sea cada vez menor en el parque inmobiliario, hasta el punto de pasar del 20% de las construidas en 1991 a ser sólo el 9% de las del 2005?

 

dscn1764.JPGSi a esto unimos que los salarios suben al ritmo del IPC y que los precios inmobiliarios lo hacen a una media del 10% anual desde hace diez, resulta evidente el desfase y de ahí la carestía.

Todo ello, evidentemente, sólo es posible a partir de los siguientes supuestos:

· Abundante dinero barato para el promotor y el consumidor

· Altas tasaciones en las compras de suelo, generalmente rústico

· Demora excesiva en la tramitación de los expedientes urbanísticos (algo que va en contra del consumidor, pues el retraso juega a favor del precio y en contra del usuario)

· Apoteosis funcional del principio “TODO ES URBANIZABLE SI NO ESTÁ EXPRESAMENTE PROHIBIDO”

 

¿Solución a este problema que ha convertido la vivienda en un bien de lujo? Véase un catálogo de medidas posibles:dscn1760.JPG

· La autoridad bancaria estatal debe regular la amortización de los créditos hipotecarios reduciéndolos a plazos razonables

· Los créditos al promotor para la compra de suelo sólo deberían establecerse sobre el valor catastral.

· El planeamiento urbanístico municipal permitirá la clasificación de suelo conforme a la tasa real de crecimiento poblacional o económico

· La administración pública acudirá a la expropiación de suelo rustico a fin de generar bolsas de suelo destinadas EXCLUSIVAMENTE a la promoción publica de viviendas protegidas en régimen de alquiler y de propiedad

· La competencia urbanística se ejercerá de manera compartida y solidaria por todas las administraciones públicas en régimen de corresponsabilidad sin ceder competencias propias (Sistemas consorciados).

Y un corolario: a un político no se le puede pedir que actúe sólo desde la legalidad (obligatoria para promotores), sino desde la ética, que es algo superior y distinto. No todo lo legal es justo y un político no puede ampararse en la legalidad de lo que hace y justificarlo como honesto.

¿Realmente el problema es insoluble? Sinceramente no. Es cuestión de voluntad política, de medidas legislativas valientes, y de referencia éticas que deberían circular con más frescura por los despachos del poder, cual sea este.

(Me he permitido la licencia, como es habitual en esta blogocasa, de ilustrar el artículo con alguna foto procedente de Glendalough, en el condado de Wicklow, en Irlanda, tomada en la última escapada santa)

Esta entrada fue publicada en urbanismo y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Manuel Ayllón: urbanismo y ética.

  1. Almalé dijo:

    El problema de la vivienda… estoy un poco cansado ya de este tema (me explicare, todos hablan, hablan y hablan pero nadie hace nada interesante: Entre todos la matamos y ella sola se murió.)
    El gobierno y los políticos ya sean de cualquier dirección (izquierda, derecha, de abajo y arriba, del más allá o del más acá…) todos a una, deberían crear y subvencionar un Instituto con los mejores banqueros, empresarios, arquitectos, urbanistas, ingenieros, matemáticos, restauradores, constructores, biólogos, antropólogos y un extenso etcétera…
    Darles carta blanca y apostar por nuevas soluciones; económicas, urbanísticas, constructivas, innovadoras, arriesgadas… aún sabiendo que no todos los resultados serían positivos.
    Pero esto no interesa, hablemos por hablar (que queda muy bien) y pongamos una tirita en la herida sangrienta (mientras construiremos minipisos)
    ¿A quién cojones le importa que una inmensa mayoría de los españoles no pueda acceder a una vivienda digna? Sigan manteniendo a los opulentos opresores…

  2. Almalé dijo:

    Cuando decía los mejores, prohíbase la entrada a todos los genios, como decía Coderch; «No son genios lo que necesitamos ahora»
    Necesitamos gente con espíritu crítico, abierto, portentosa capacidad para el análisis y con buena dosis de humildad.
    Al igual que proclamaba Torroja (Eduardo) hace falta gente con sentido común (ya que es más fácil ser genial que tener sentido común)
    Y en este país son pocos los que reconocen; «El caso es que yo tengo tan poco sentido común…»

  3. fernando mh dijo:

    @Almalé: como bien dice (en su artículo y en la entrevista anterior) el profesor Ayllón, y yo corroboro, las soluciones a este problema ya las conocemos en gran parte. Están bastante claras. El problema real es ético: ¿quién le pone el cascabel al gato? ¿Quien se atreve a poner en marcha medidas que no son del agrado del poderoso sector del ladrillo? Y cuando hablo del «sector del ladrillo», hay que tener en cuenta que en torno a él están aliados no sólo las empresas promotoras y constructoras -propietarias ahora de otras empresas en distintos sectores, como el energético, gracias a las cuantiosas plusvalías que han recogido durante los últimos años- sino también el bancario-financiero, y como por ósmosis, con ellos gran parte de la clase política que pulula a su alrededor. Y meterse con los bancos, sobre todo cuando son quienes te financian, amigo, esto es ya droga dura
    Nosotros, en la responsabilidad que nos toca (profesional, empresarial y política) llevamos años introduciendo algunas de esas medidas, y vemos cuáles son las resistencias y reacciones que genera. Pero no ha sido suficiente, y aunque ha habido resultados palpables (sobre todo, resultados positivos en comparación con otras CCAA), el verdadero drama es que sabemos perfectamente lo que hay que hacer y hay medidas que no sabemos si se podrán poner en marcha dadas esas resistencias. Pero, por descontado, lo intentaremos con todas nuestras capacidades e ilusión.
    Como siempre, Almalé, gracias por tu visita y tus comentarios. Es siempre un placer recibir a colegas interesados por este grave problema en esta mi/vuestra blogocasa.

  4. Mílton Marques de Oliveira dijo:

    Caro Mestre Manuel Ayllon,
    Parabéns, o senhor é inteligente, hábil e um ser que PENSA. Quero traduzir o seu livro Arquiteturas (Editorial Noeses)para o Português-brasileiro.
    Um forte abraço,
    Mílton Marques

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s