Salir del mitin y entrar en la cárcel.

Esta tarde ha saltado la última noticia urbanístico-delictiva protagonizada por políticos del ámbito municipal. Leo en El País:

«El alcalde de Alhaurín el Grande (Málaga), Juan Martín Serón, y el concejal de Urbanismo, Gregorio Guerra Gil, ambos del Partido Popular, han sido detenidos esta tarde acusados de varios delitos al parecer relacionados con asuntos urbanísticos«

«Ambos políticos fueron detenidos en Marbella pasadas las 18.00 horas tras asistir al almuerzo-mitin celebrado en dicha localidad y en el que intervino el presidente del Partido Popular, Mariano Rajoy.«

 

200px-rajoy.jpgCreo que ya hemos perdido la perspectiva que permite ver en su verdadera proporción este tipo de noticias. Tanto chorizo pillao con las manos en la masa urbanística, tanta detención en delito flagrante, creo que nos ha cauterizado la sensibilidad, nos ha hecho insensibles a algo que es gravísimo. Que a la salida de un mitin del jefe de la oposición la policía detenga a un alcalde y a un concejal de urbanismo es algo muy, muy, muy fuerte.

Me preguntaba Alicia sobre cuál es la razón de que ahora, ante estos choriceos PePeros, no haya el revuelo y el escándalo que se formó con la corrupción que protagonizó hace unos años el PSOE, con los Roldanes, Urralburus y compañía. A mí sólo se me ocurre que los medios de comunicación «tradicionales«, periódicos, radios y televisiones, pertenecen y atienden a los intereses de los partidos que están implicados en estos delitos: los mayoritarios, alternativamente, las dos caras de la misma moneda, los de los Cánovas y Sagasta del siglo XXI, los de los Marianicos y Zapatines. No sé. Esto está muy mal, cuando los alcaldes y concejales salen de un mitin y entran en comisaría esposados. Muy mal.

Esta entrada fue publicada en política, urbanismo y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a Salir del mitin y entrar en la cárcel.

  1. Jaizki dijo:

    Con lo evidentes que deben de ser los chancullos inmobiliarios a mí me parece que todo se reduce a que entre bomberos no se pisan la manguera.

  2. fernando mh dijo:

    Entre el contubernio bomberil del «no hacerse daño» y la conversión en arma arrojadiza (el «…y tú más») debería haber un punto intermedio, un estadio mínimo de dignidad para ser capaces, todos, de rechazar como inaceptable la mínima manifestación de corrupción o corruptela sobre la cosa pública y el urbanismo municipal, en concreto.
    Lo malo es que la mayor parte de los comentarios que oigo entre «ciudadanos corrientes» no son de repulsa hacia estos comportamientos, sino de resignación («todos los políticos son iguales») o, en el peor de los casos, comprensión y justificación del ánimo de lucro ilícito, defendiendo que cualquiera haría lo mismo en el lugar del prevaricón y cohechador -cree el ladrón que todos son de su condición-.
    Lástima. Pero sigo insistiendo: no todos los gestores públicos son iguales. Y con el urbanismo y la cosa pública, TOLERANCIA CERO.

  3. Oskar dijo:

    Todo en este mundo nos parece normal aunque no lo sea. Somos capaces de acostumbrarnos a cosas que son tremendas, y esto dice muy poco de nosotros.

  4. Jaizki dijo:

    Yo no creo en la naturaleza humana, así que me parece que lo mejor es no dejar demasiado poder en manos de nadie. Y eso incluye el tema urbanístico.

  5. fernando+mh dijo:

    @Jaizki: por razones distintas, creo, pero estoy de acuerdo en que no es bueno que haya demasiado poder en manos de alguien. Por eso me dan mucho miedo los giros y vueltas de tuerca «presidencialistas» que se están dando en la legislación que regula el funcionamiento de los ayuntamientos: más poder para los alcaldes, para «gestionar» sin [tanto] control de la corporación, sin control ciudadano por tanto.
    También me parece pernicioso algo que, como he comentado otras veces en este sitio, se da en otras comunidades (no en Euskadi): que el planeamiento municipal sea omnipotente e indiscutible. Que no exista un «marco de juego», una ordenación territorial de ámbito supramunicipal que le diga a cada ayuntamiento, desde un punto de vista comarcal, supramunicipal, cuánto y cómo debe crecer, si es que debe crecer, y cómo ha de compatibilizarse el interés del pueblo con los objetivos del conjunto territorial más amplio.
    Pero en su conclusión final, y sin que sirva de precedente ;-), estoy de acuerdo contigo: mejor que no haya nadie que tenga demasiado poder sin tener que dar cuentas a nadie.

  6. Jaizki dijo:

    En realidad, creo que siempre estamos de acuerdo en lo mismo, los fines, lo único en lo que discrepamos es en los medios. Para mí la solución no es controlar a los ayuntamientos desde arriba, si no quitarles poder hacia abajo, dándoselo a los ciudadanos. 😉

  7. fernando+mh dijo:

    ¿Insinúas que en los ayuntamientos no están representados los ciudadanos?

  8. Jaizki dijo:

    No entiendo a qué viene la pregunta. ¿Que un ayuntamiento represente a los ciudadanos significa que todas las decisiones de los mismos las debería tomar el ayuntamiento?
    Personalmente creo que cuanto menos poder en manos de los ayuntamientos y más en manos de los ciudadanos, mejor.
    Y, para ser fino, digamos que tengo serias dudas en cuanto a que los alcaldes y concejales se preocupen únicamente por los intereses de los ciudadanos.

  9. fernando+mh dijo:

    Ahora el que no entiende soy yo. Cuando dices «ciudadanos», ¿a quiénes te refieres? ¿qué ciudadano puede tomar las decisiones que nos afectan a todos, como es el urbanismo? ¿los promotores? ¿los dueños del suelo?
    Está muy bien, como idea genérica, eso de «dar poder» (me aterra el término «empoderar», que está tan en boca de políticos y politólogos) a los ciudadanos, pero hay decisiones que tenemos que tomar entre todos, porque nos afectan a todos. Por muy liberal-individualista que seas, has de admitir que hay cuestiones de decisión colectiva. Y ahí, en las decisiones de la «polis», es donde ha de entrar la representación democrática, mientras no dispongamos de otros mecanismos (que, por cierto, y como ya hemos defendido en otras conversaciones, compartimos, creo: democracia directa, TICs al servicio de la «democracia contínua», no la representatividad cuatrienal).
    Pero mientras no haya otros sistemas, prefiero que sean los representantes democráticamente elegidos quienes tengan poder, a que sean las multinacionales o los ciudadanos con «más poder».

  10. fernando+mh dijo:

    @Jaizki: por cierto, se me olvidaba: si piensas, de manera fina, que los alcaldes y concejales no se preocupan por los intereses de los ciudadanos, ya sabes lo que tienes que hacer: elegir otros que sí lo hagan.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s