Bilbao, Euskadi, tristeza.

013.jpgCon tristeza, ayer cumplimos de nuevo el rito, la obligación, el duelo, la parafernalia y la liturgia que ya teníamos casi olvidada.

Carlos Alonso Palate y Diego Armando Estacio no eran ciudadanos vascos, ni si quiera eran españoles, y puede que por eso -lamentable, sí, pero entendible- la desolación y el lamento, la repulsa y el repudio, fueran más débiles, menos crispados, más atenuados, más tristemente apáticos. Puede también que por eso acudieran a la manifestación menos personas de las que yo esperaba. Aunque tampoco creo que estos actos declarativos, de expresión social, se deban medir en número de asistentes. No quiero hacer comparaciones, pero estoy seguro de que si los muertos en la T4 hubieran sido dos chavales de Amorebieta, o de Lasarte, mucha más gente habría acudido a manifestar su reproche a este camino de violencia. Es más, si estas dos personas muertas en vez de nacer en Sudamérica hubiesen nacido en Chamberí o en Leganés, no creo que ni Esperanza Aguirre ni Ruiz Gallardón ni Rajoy se habrían podido permitir el lujo de quedarse en casa ayer tarde.

Como ya he comentado por algún sitio, ayer en Madrid, Bilbao e Iruña estábamos gentes de todos los pelajes, de todas las tendencias, de todas las patrias (ecuatoriana, vasca, española…), e incluso los que no nos sentimos patriotas… sólo faltaban los que voluntariamente se han autoexcluído de la racionalidad y del consenso contra la violencia: Batasuna, en un extremo, y los chicos del PP, de la COPE y de la AVT, en el opuesto.

Mi sensación también fue de apatía, falta de impulso, de emoción, falta de ilusión… en una palabra, de TRISTEZA. Tristes, sin ganas, agobiados el peso de la rutina o del volver a estar por donde creíamos haber pasado. Como en el laberinto, cuando pasas por un recodo por el que jurarías que ya has pasado varias veces, y te das cuenta de que es posible que vuelvas a pasar otra vez, u otras cuantas veces. «Ya estoy otra vez aquí; pero… ¿cuántas veces he pasado por esta esquina? y, lo que es peor: ¿cuántas veces más voy a pasar?»

022.jpgEsperaremos a ver qué ocurre, qué se mueve, qué se puede mover. Dice Lokarri, en el comunicado de apoyo a la manifestación de Bilbao:

«…es necesario que la sociedad vasca se movilice para mostrar claramente que no está dispuesta a volver a un pasado de violencia, tensión, crispación y enfrentamiento.»

Y lamentablemente, aunque a Paul y sus colegas no les guste -a nadie le gusta, a mí tampoco- hemos vuelto al pasado. Lo de ayer fue como un feedback mal montado, un regreso al pasado sin energía, un revisión floja y poco viva de sentimientos que parecen ya vividos. Tristeza en cantidades industriales, vamos.

(Las fotos provienen de El Correo, en su edición de hoy)

Esta entrada fue publicada en política y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Bilbao, Euskadi, tristeza.

  1. JoseManuel dijo:

    Hola Fernando. Hoy me dirijo a tí como miembro destacado que eres de un partido político para hacerte una pregunta, aunque tus competencias sean otras.
    Ya han pasado las manifestaciones. Acudió el que quiso acudir y el que no, aprovechó para ir a las rebajas. Bien. ¿Y ahora qué?
    ¿Esperamos a la siguiente? ¿Nos volvemos a movilizar cuando detengan a x personas por que sabemos el trato que van a sufrir? ¿Asistimos a los funerales del próximo constitucionalista y de su hija que estaba al lado? ¿Esperamos a las consignas que nos lancen los linces de la estrategia electoral?
    Es lo que me jode de las manifestaciones públicas. Al finalizar, la vida continúa.
    A veces.

  2. fernando mh dijo:

    @JoseManuel, a mí tampoco me gusta cuando, después de la manifestación, vuelves a casa y te preguntas…¿y ahora, qué?, con un regusto amargo, una desazón, la intranquilidad de quien piensa que ha hecho lo que tenía que hacer pero que eso tampoco está seguro de que sirva para nada…
    Hace unas semanas -ya tres meses: el tiempo corre que vuela…- escribía aquí que estaba a la expectativa, esperando, contemplando. Y mientras los actores principales amagaban y no daban, alguien se ha cargado toda la ilusión y la esperanza de que esta fuera la definitiva. No nos confundamos. Aunque podamos hacer reproches (Zapatero no se ha movido suficiente, Rajoy no quiere que esto se solucione, lo utiliza para ganar votos,…), es indudable que los responsables de la bomba de Barajas es ETA, y solo ETA. Y pasará tiempo hasta que se pueda recomponer algo que se ha roto en mil pedazos.
    Y repito, y espero vuestras opiniones: ¿pensáis que habría sido igual si los dos chicos que estos animales se han cargado fuesen de Oñati, o de Mungia? Yo no. Y me jode. Eso sí que me jode.

  3. JoseManuel dijo:

    ETA ha roto el proceso. ETA ha vuelto a asesinar. Las ilusiones que yo tenía se las ha cargado ETA. Los asesinos son de ETA. Los malos gestores de la «tregua indefinida» (hago notar las comillas)son muchos más. Y eso tampoco lo voy a olvidar.
    Respecto a la pregunta, disculpa, pero pensé que era una pregunta retórica. No, la asistencia a las manifestaciones ha sido menor porque los muertos no eran «de aquí» (vuelvo a hacer notar las comillas). Claro que, tampoco veo demasiadas convocatorías de manifestación cuando se ahogan subsaharianos en su intento de una vida mejor. Así que por lo que a mí respecta, que no cuenten conmigo en su utilización de muertos útiles según que causa. Y aquí sin comillas.
    Un saludo Fernando.

  4. Alorza dijo:

    Precioso el título: Bilbao, Euskadi, tristeza.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s