El agente urbanizador en Euskadi (y IV): diferencias con otras CCAA.

recoletosLeySueloFinalizo hoy la serie sobre el sistema de agente urbanizador que establece la nueva ley del suelo vasca. El cuarto y último capítulo de esta breve explicación trata sobre las diferencias que el sistema de agente urbanizador presenta respecto a los denominados de igual manera en otras Comunidades Autónomas. Alguna ventaja ha de tener ser la última de las CCAA en promulgar una ley de suelo y urbanismo: el aprendizaje respecto a sus disfunciones, sus vacíos o indefiniciones legales, técnicas u operativas o los puntos débiles que el sistema de agente urbanizador ha dejado en la puesta en marcha de los últimos doce años, desde su primera implantación en la LRAU valenciana (1.994). Espero que la explicación en cómodos fascículos coleccionables os haya sido útil o interesante, y estaré encantado de responder a vuestras dudas o de recoger vuestros comentarios o sugerencias.

 

4.    Diferencias del agente urbanizador en otras CC.AA.

Con respecto al sistema de agente urbanizador que establece la legislación de otras Comunidades Autónomas, y fundamentalmente el pionero, el «inventado» por la Legislación Valenciana, existe al menos dos diferencias clave. El hecho de que la Ley de Suelo y Urbanismo vasca haya sido la última entrada en vigor ha permitido depurar el sistema y mejorar las disfunciones o deficiencias detectadas en otras CC.AA.

Mojacar 01 

El agente urbanizador vasco tal como está definido en la Ley 2/2006 no puede modificar ni redactar o proponer el planeamiento estructurante, no tiene como competencia el “diseño” de ciudad, competencia que sí otorgaba o permitía la LRAU valenciana. Esta característica del sistema vasco lo “vacuna” respecto a una disfunción que se ha achacado al sistema valenciano, los abusos en los que podría incurrir el urbanizador al poder modificar la ordenación estructural, la distribución de sistemas generales o edificabilidades. Las víctimas de esta capacidad de diseño serían los pequeños propietarios –que en el caso de la legislación valenciana se han agrupado para recurrir a los tribunales europeos- o incluso el conjunto de la sociedad, que vería mermada la calidad urbana de sus realizaciones a favor del lucro del urbanizador-propietario mayoritario de suelo. 

La otra diferencia radical en la definición del funcionamiento del agente urbanizador en Euskadi en virtud de la Ley 2/2006 es el régimen de contratación. A diferencia de otras figuras de gestión por el sistema de agente urbanizador en otras CCAA, en Euskadi la contratación del urbanizador, y los siguientes contratos de obras que tuviera que realizar éste si no fuese objeto del contrato anterior (el caso de “agente urbanizador-no constructor, sino promotor”) deben regirse por los principios de contratación pública (artº 172: publicidad y concurrencia según la legislación de contratación administrativa). La vulneración de este principio, que en otras comunidades no se exigía para la adjudicación de contratación con todo el rigor de cualquier concesión administrativa, ha sido también objeto de polémicos recursos ante los tribunales españoles y europeos.

Mojacar 02

(Las fotos son de Mojácar, en Almería, tomadas en Abril de 2.004)

Esta entrada fue publicada en urbanismo y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s